CHAPAREKE HIDROCÁLIDO


En una afortunada ocasión en la que me encontraba desenterrando documentos del Archivo Histórico de la Ciudad de Aguascalientes me encontré una serie de periódicos de nombre muy singular: El Fandango, un diario editado a principios del siglo XX, cuyo dueño era un sujeto llamado Jesús F. López.

Me di a la tarea de leerlos atentamente, teniendo como objetivo el descubrir alguna nota acerca de La Gran Fundición Central Mexicana (Aguascalientes 1894 – 1924).

Me encontré algunos números donde se hablaba sobre las pésimas condiciones de trabajo que los obreros tenían al interior de la denominada “hacienda metalúrgica”, situaciones cabe mencionar, ningún otro periódico de este contexto historiográfico narraba. Esto principalmente, me llevó a reeditar uno de los números encontrados, como parte del proyecto artístico que he desarrollado desde hace tres años, vinculado a las industrias de la familia Guggenheim en México.

Más mi relación con el dueño de dicho periódico no quedó sólo ahí. Después de un tiempo, buscando textos sobre las formas de construcción lingüística de los pobladores locales entre el siglo XIX y XX, ahora en la biblioteca de la Universidad Autónoma de Aguascalientes; descubrí que ésta había publicado en el 2011 un libro de título “Jesús F. López: Un escritor olvidado”. Realizado por Alicia de Jesús Giacinti Comte, reúne por primera vez la obra de este editor, periodista, político y escritor aguascalentense.

De todo el texto, un relato me parece particularmente interesante: Un paseo Campestre. En él, narra situaciones acontecidas cuando un grupo de habitantes, del pueblo de Aguascalientes, emprende un pequeño viaje a la zona de aguas termales “el ojocaliente” en la hacienda de La Cantera.

El relato es valioso por dos aspectos:

1).-Se encuentran modismos particulares de la región que nos permiten ampliar la investigacion en torno a las formas de comunicación entre este grupo de habitantes.

2).-Me parece interesante la descripción hecha por López acerca de un instrumento musical tocado por un indígena, un utensilio primitivo y de sonidos muy básicos en comparación con las referencias del escritor (Bellini y Schubert), pero que a pesar de estas limitaciones le permite disfrutar de una enriquecedora experiencia.

La descripción del instrumento detona en mí la necesidad de saber cómo podría sonar este utensilio. Decido a partir de ello y en conjunto con un colega y compositor (Omar Fraire) iniciar una investigación desde el arte, con tintes de etnomusicología, para la construcción de la mencionada herramienta sonora.

De esta forma creamos algunos prototipos interpretando las descripciones del señor López, aunque sin lograr suficiente éxito.

Un buen día observo en Facebook, una publicación desde Italia, de un amigo mexicano, que se convierte en una revelación para nosotros.

Un video donde vislumbramos a un personaje aparentemente indígena y de edad avanzada interpretar un instrumento musical, en gran medida coincidente con la descripción del artefacto sonoro de Jesús F. López.

Nuestro aludido instrumento resultó llamarse Chapareke. De acuerdo a lo indicado en el video y a posteriores búsquedas en internet, es considerado originario de la Sierra Tarahumara (Chihuahua, México), y aquél instrumentista es la única persona en la región que continúa la tradición heredada por su padre.

Consideramos entonces muy relevante la nueva información en contraste con la obtenida del relato de López, pues las hipótesis resultantes nos conducían a un nuevo origen y/o ruta geográfica del Chapareke, dado que en “Un paseo campestre” aparece en Aguascalientes, más el último vestigio aparente de este instrumento se encuentra en el noreste del país.

Todo esto ha permitido reconstruir el artefacto sonoro a partir de un segmento de raíz encontrado en un gran árbol que fue derribado para cimentar una avenida de Aguascalientes bajo la premisa “progreso para todos”.

Hemos aprendido a tocarlo y ahora el Chapareke se integra en un acto performático nombrado Hocico Prieto, llevado a cabo a través de residuos tóxicos industriales como personajes principales.

Rolando López
Septiembre, 2014
Aguascalientes, Ags. Méx




INVITACIÓN | EL CHAPAREKE HIDROCÁLIDO




+ Ver imagen



CHAPAREKE | ANÁLISIS

Considerado como un instrumento procedente de la Sierra Tarahumara, su origen se remonta a los indígenas Rarámuri. [...]

+ Leer más



UN PASEO CAMPESTRE
Jesús Fructuoso López


Lo dicho, dicho: Pepe Rodadilllo es el genio más alegre de la ciudad, ¡lo que inventa…! [...]

+ Leer más



PROCESO



+ Ver galería



HECHOS



+ Ver galería



HOCICO PRIETO



+ Ver video



AVANCES DE INVESTIGACIÓN | PRIMER ETAPA

En una afortunada ocasión en la que me encontraba desenterrando documentos del Archivo [...]

+ Consultar documento