EL DERRUMBE DEL “MONUMENTO A LA DESHUMANIZACIÓN Y LA BARBARIE"


Monumento horizontal

Un monumento se erige como recuerdo de un acontecimiento o personaje relevante, el derribe de un monumento implica la pretensión de borrar el recuerdo del acontecimiento o personaje referido.

Cuando algunos ciudadanos de Ciudad Juárez y El Paso decidieron declarar las enormes chimeneas de la planta fundidora Asarco como el “Monumento a la Deshumanización y a la Barbarie” la imagen de estas dos torres (que en su momento fueron las más altas del mundo) resultaba incómodo para la empresa perteneciente al Grupo México.

El derribe de las chimeneas el 6 de abril de 2013 se convirtió en un espectáculo que pretendía acallar las voces que recordaban la siniestra historia de ASARCO (American Smelting and Refining Company) a los dos lados de la frontera, el acontecimiento de la explosión, en el lado mexicano, hizo voltear la mirada a las colonias aledañas a las torres.

El espectáculo mediático se terminó al caer la segunda torre, pero la imagen de lo que ha representado ASARCO se vio proyectada en la densa nube de polvo que contamino las colonias Ladrillera y Felipe Ángeles.

Un monumento no solo se puede erigir de forma vertical, el recuerdo y la memoria lo pueden mantener de manera más extensa y prolongada en la horizontalidad de nuestros señalamientos públicos.

Hoy mismo, como ayer, como hace cien años, son sabidos los daños ambientales, los impactos a la salud de quienes viven en su entorno, las muertes de sus mineros y el abuso laboral del que son objeto. Lo mismo es Germán Larrea hoy, que Meyer Guggenheim en 1901.

Argel Camacho | 2014




INVITACIÓN | EL DERRUMBE DEL MONUMENTO A LA DESHUMANIZACIÓN Y LA BARBARIE

+ Ver imagen



ANTECEDENTES





+ Ver galería



PROCESO DE PRODUCCIÓN





+ Ver galería



EL DERRUMBE DEL “MONUMENTO A LA DESHUMANIZACIÓN Y LA BARBARIE" | VIDEO

+ Ver video



HECHOS





+ Ver galería