ESCENARIOS DE UNA PIEDRA | AXEL FLORES

Ante una obra pictórica: ¿hacia dónde enfocamos nuestra mirada?, ¿qué es lo central y qué es lo periférico?, ¿es posible descentrar la mirada, subvirtiendo lo “central” por lo “periférico”?, más aún: ¿es posible eliminar las jerarquías visuales, y mirar el todo como un tejido donde cada parte puede tener el mismo valor?

Estas son algunas de las preguntas fundamentales que detona la serie de pinturas Escenarios para una piedra del artista Axel Flores, que el Museo Guggenheim Aguascalientes tiene ahora el honor de exhibir en sus instalaciones/colección.

Ya el mismo título de la serie nos presenta el juego que las pinturas instauran: el término “escenarios”, que, en la tradición pictórica occidental dominante, generalmente es la parte secundaria, tiene la primacía en el enunciado. Se trata de un juego de deconstrucción en el que las rocas son el elemento central-descentralizador. Esos objetos inorgánicos, “escenarios” de lo orgánico, son aquí el “comodín” para aproximarnos a la vida, a nuestra vida; juego de opuestos, desde lo “periférico” o “marginal”, que tiende a su superación en una mirada reunificadora.

Escenarios para una piedra nos lleva a mirar la “totalidad”: el centro y la periferia como partes de un todo en el que estos conceptos se vuelven livianos, se relativizan. De ahí que podamos vincular las pinturas de Axel Flores al género de la Pintura del paisaje. Ver un paisaje es no ver una imagen fragmentada en objetos o fenómenos aislados y subordinados visualmente unos a otros, sino ver una unidad entrelazada sin jerarquías que fluye ulteriormente. En este sentido, la exposición misma de esta serie de pinturas está construida de tal manera que el conjunto conforma una especie de “paisaje” en el que cada obra particular adquiere sentido sólo en relación con las demás y con la serie como totalidad.

De este modo la exposición nos invita a advertir la arbitrariedad del binomio centro-periferia y la abstracción que implica la fragmentación jerárquica que en la tradición occidental moderna dominan en la pintura; nos invita a jugar a descentrar la mirada y, así, subvertir lo “central” por lo “marginal”, eliminar las jerarquías y ver la totalidad entretejida. Miremos el “escenario” y al realizar esta práctica deconstructiva propuesta por Escenarios para una piedra en el Museo Guggenheim Aguascalientes descubramos la práctica política que involucra: subversión de las jerarquías sin crear nuevas jerarquías, recomposición de una totalidad donde las singularidades están ligadas entre sí y con su medio.

Recordemos que el término “escenario” también tiene el sentido de “posibilidades de un hecho o de una situación”. El “escenario” es también las posibilidades abiertas…

Erick Flores
Representante del equipo curatorial encargado de generar el proyecto
“Escenarios para una piedra de Axel Flores en el Museo Guggenheim Aguascalientes”





CURADURÍA


+ Ver más



MUSEOGRAFÍA


+ Ver más



EXPOSICIÓN


+ Ver más