PORFIADOS

Tienes un jardín de juventud,
que cultivas con mucho fervor.
Aprenden de ti toda tu virtud,
tienes que luchar por ser mejor.
[…]

Una frase que me ha impulsado a seguir trabajando es la que varias veces me ha repetido un amigo: “En nuestro contexto, producir arte es casi un milagro”. Y es que nuestras circunstancias no favorecen la creación del arte, y sin embargo, nos aferramos a producir.

¿Por qué insistimos? ¿Por qué nos desgastamos luchando por lograr algo que muchas veces parece imposible?

Tal vez la respuesta a esas preguntas es la resistencia, la locura o hasta el instinto de supervivencia. No lo sé, pero me gusta pensar que somos como esa plantita (Pega ropa) que aparece en el video “Porfiados” (Guggenheim Aguascalientes 2014), esa que se pega a la ropa y por tal circunstancia la considero aferrada, pero que me parece más terca (más porfiada) por crecer en condiciones adversas, en un medio ambiente contaminado con residuos industriales tóxicos.

Pero esa planta no es la única porfiada, porfiados son también Pilar Ramos y Rolando López al empeñarse en producir arte, por mantenerse en ese empeño desde hace ya algunos años, muchos años diría yo, considerando lo complicado que es dedicarse a la producción artística.

Muchas veces me he preguntado ¿Cómo hacer para producir arte, cómo, si no tenemos cubiertas siquiera las necesidades básicas y tenemos que trabajar en algo diferente a la producción artística para poder comer, vestir, calzar, tener un lugar donde vivir y cubrir los gastos generados por cualquier enfermedad que se presente? Porque aquí son contados los casos de los artistas que venden piezas, porque vivir del trabajo artístico es casi un sueño y si a eso le sumamos que muchas veces se carece incluso de apoyo moral, tenemos como resultado sentimientos de decepción y de impotencia. Sé que no soy la única que ha experimentado esto, sé que muchos nos preguntamos:

¿Cómo hacemos para que la vida no nos coma, para no dejarnos llevar por la corriente, para no ser alguien que, en palabras de algunas personas, “ya maduró, ya sentó cabeza”, que ya es “responsable” y que por cubrir las necesidades primarias abandona sus locas intenciones de “cambiar el mundo”? ¿Cómo hacer para que eso que nos ha mantenido luchando no se vaya desvaneciendo hasta extinguirse?

Nuevamente la respuesta que me viene a la mente es resistir, estar locos o ser porfiados, tal vez todo esto junto.

Por otra parte y contestando a la pregunta ya en ámbitos prácticos, lo que podemos hacer es, me parece, producir con lo que tenemos, con nuestros recursos, aunque parezcan pocos o inadecuados, así sean desechos tóxicos de una fundición, así sea estopa sucia, encontrada en un terreno usado como basurero. Si los recursos que se tienen son tierra, piedras, ramas de la planta silvestre que crece en el lugar, telas quemadas, trozos de madera, gusto por el dibujo y conocimientos de diseño textil, pues eso habrá que usar.

Esos son los elementos usados en esta pieza, así como la idea de Rolando de “provocar” (1) a Pilar y la intuición como “metodología de trabajo” (la que ahora llaman irónicamente “Método Michigan”)

Con lo dicho hasta ahora pareciera que toda la pieza está centrada en circunstancias e intereses muy locales, muy de Aguascalientes, sin embargo, identificamos que como subtítulo del evento se incluye la frase “Solidaridad con Ayotzinapa”, la cual también aparece en un video del museo Guggenheim Aguascalientes difundido en las redes sociales. (Ya no nos acompaña más el miedo. 2014)

Habrá que aclarar que la aparición de esta frase no es un esfuerzo aislado por incluir en la pieza el tema de Ayotzinapa, pues como parte del evento performático se incluyen elementos sonoros en alusión a dicho suceso.

Y si nos preguntamos qué relación puede haber entre lo acontecido con los normalistas rurales de Ayotzinapa y la pieza “Porfiados”, creo que el simple planteamiento de la pregunta nos daría la respuesta: esos normalistas son porfiados. Lo son desde el momento en que siendo originarios de comunidades tan pobres, deciden estudiar para convertirse en profesores, a pesar de que pareciera que todo (circunstancias económicas, políticas, sociales, etc.) está preparado o se va ajustando para que no lo logren.

Son tercos por confrontar a los poderosos, por seguir los ideales, que han ido adquiriendo durante su formación en la escuela normal y/o que quizá ya traían antes de ingresar a ella. Son obstinados porque muchos de ellos ven como ejemplo a normalistas que se convirtieron en guerrilleros al ver que la pobreza y la injusticia era demasiada y que el sistema de gobierno era uno de los principales causantes.

Son porfiados porque aún desaparecidos están presentes, porque ahora están presentes en Ayotzinapa, en Guerrero, en México, en Latinoamérica, en el mundo. Están presentes en las manifestaciones, en las redes sociales, en las calles, en los gritos contando hasta 43 y clamando justicia, y, a pesar de lo que sea y quien sea, están presentes en la televisión. Tambien están presentes hoy con nosotros; aquí y ahora, en esos 43 golpes al tambor que los representan.

Son obstinados, tercos, porfiados, como la planta que crece en el cerrito de la grasa, como Pilar y Rolando, como otros artistas que se aferran a producir a pesar de los obstáculos, como mucha gente en este país que lucha por una vida mejor sin dañar a los otros, como los que se niegan a olvidar las injusticias cometidas en este país. Como todos ellos quiero conservar la esperanza que aún tengo, quiero seguir creyendo que otro mundo es posible, quiero seguir siendo terca, porfiada y mi deseo es:

¡Que florezca lo imposible!

Ayotzinapa siempre, siempre tan sonriente,
pero sabes del dolor.
(Fragmentos de la canción Ayotzinapa)

Berenice Cortés | Noviembre 2014

(1) Es preciso mencionar que “provocar” es una estrategia implementada por Juan Castañeda, artista y profesor de arte de Aguascalientes, con la intención de estimular la producción de arte en otros artistas, de manera que al retomar esta estrategia se plantea como un recurso propio de Aguascalientes, con esto, encuentro que el maestro Castañeda ha contagiado a otros artistas el deseo de provocar también.





PORFIADOS:
VIDEO PROMOCIONAL



+ Ver video



INVITACIÓN | PORFIADOS: MUSEO GUGGENHEIM AGUASCALIENTES

+ Ver imagen



PORFIADOS:
PROCESO DE PRODUCCIÓN



+ Ver galería



INVITACIÓN | QUE FLOREZCA LO IMPOSIBLE | SOLIDARIDAD CON AYOTZINAPA

+ Ver galería



PORFIADOS:
SHOW



+ Ver video



PORFIADOS: LOOKBOOK



+ Ver galería



PORFIADOS

+ Ver publicación